lunes, 28 de septiembre de 2009

Meles Zenawi visto por los etíopes

Desde hace algún tiempo he intentado escribir sobre la política del Primer Ministro etíope, Meles Zenawi, y su papel en el G-20. Hace unos dias he encontrado, casualmente, un artículo publicado en el periódico Addis Voice en marzo de 2009. En él, un etíope da su opinión al respecto. Os recomiendo su lectura completa que podeis concluir accediendo a un enlace al final de la página.
Meles Zenawi: Un mendigo internacional sin escrúpulos

30/03/2009 -

La participación de Meles Zenawi en la cumbre del G-20 el 2 de abril no servirá más que para reafirmar su estatus como mendigo internacional acreditado. Zenawi es el nombre más conocido en las puertas y los pasillos de los donantes occidentales y sus instituciones financieras como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. Por consiguiente, el apelativo de mendigo internacional es bastante apropiado para describir el papel que desempeña en sus relaciones amistosas con Occidente.

Varias fuentes apuntan que Occidente ha gastado entre 36.000 y 40.000 millones de dólares en el régimen de Meles Zenawi a través de partidas presupuestarias u otros tipos de apoyo desde que llegó al poder en 1991. Esta es una suma elevada que podría haber tenido un impacto positivo significativo en el país si hubiera habido un gobierno etíope legal para invertirla. De hecho, dado que sus antecedentes demuestran un pésimo respeto hacia los derechos humanos, Zenawi no merece ninguna ayuda occidental.

Meles Zenawi precisa constantemente de ayuda y financiación exterior, al mantener una burocracia cara pero ineficiente cuya función principal es servir de pilar de su régimen de represión y terror. Asimismo, maneja una red de cuerpos de seguridad represivos muy costosa que requiere una cantidad exorbitante de recursos. Por tanto, no es difícil adivinar adónde va a parar la partida presupuestaria que recibe de Occidente. Zenawi tiene que perfeccionar constantemente sus armas y cualidades de mendigo.

El G-20, formado después de la crisis financiera de finales de los 90, incluye las llamadas democracias industriales y las economías emergentes. La crisis ha afectado principalmente a las economías emergentes de Latinoamérica y Asia que aplicaron las normas económicas de las instituciones financieras occidentales como el Banco Mundial. Sin embargo, la crisis actual es global y no se limita a ciertas zonas geográficas del mundo. Los regímenes que dependen de la ayuda exterior no podrán ser inmunes a la crisis.

La invitación de Meles Zenawi a la cumbre del llamado G-20 demuestra la creciente dependencia de ayuda exterior de su gobierno y su papel de mendigo internacional. Por tanto, la participación de Meles Zenawi en la cumbre preliminar y la cumbre anual del G-20 no eleva su estatus al de hombre de estado como su círculo y sus beneficiarios quieren hacernos creer. No es algo de lo que uno puede vanagloriarse, pero Meles Zenawi y sus secuaces no tienen escrúpulos ni vergüenza y presumen de ello como si fuera uno de sus mayores logros. Rechazado por la gran mayoría de los etíopes pero adorado en Occidente, Meles Zenawi no puede representar ni legal ni moralmente a Etiopía, tanto a nivel nacional como internacional.

Leer artículo completo AQUÍ

No hay comentarios: