jueves, 23 de julio de 2009

a partir un piñón con Obiang


La reciente visita de Moratinos a Guinea Ecuatorial ya ha sido calificada por diversos medios de comunicación como una "verguenza nacional". De todos son conocidos las prácticas dictatoriales de Teodoro Obiang, y los derroches de su familia mientras su población pasa hambre y vive con menos de un dólar diario a pesar de tener un PIB similar al de España. Por poner un ejemplo, el hijo mayor del dictador gastó en menos de dos años 43 millones de dólares en casas y coches de lujo, que es mucho más de lo que el gobierno dedicó en 2005 a educación. Recordemos también los fastos conmemorativos del último cumpleaños de Obiang, que pueden verse en este vídeo.


El interés real de España en su antigua colonia es, sin duda, el petróleo, del que Guinea se ha convertido ya en uno de los primeros países africanos productores. Es por este motivo que la comitiva de Moratinos no sólo viaja a Guinea, sino que se codea y se da la mano con el dictador, como también hizo Zapatero en su momento cuando Obiang visitó Madrid. Para más recochineo, en un episodio esperpéntico, Moratinos, haciendo alarde de paternalismo y confundiendo diplomacia con hipocresía, como quien propina un cachete a un niño malcriado, pide a Obiang más transparencia en las elecciones. El dictador contesta sin inmutarse que Guinea es ya una democracia consolidada; eso sí, reprocha a la prensa española los comentarios contra su gobierno, y dice que les impedirá cubrir las próximas elecciones. Todo un ejemplo de "democracia" que el gobierno de nuestro país apoya, directa o indirectamente, por intereses meramente económicos.

España, a partir un piñón con Obiang, se pasa por el forro de la verguenza los principios socialistas más fundamentales y si es necesario (todo sea por el oro negro), hasta los derechos humanos .

Sobre el tema:

- Moratinos y sus razones.

- Obiang: "Soy un dictador, ¿qué dirigente no lo es?".

- ¿Negocios o derechos humanos? Esta es la respuesta española.

- El petroestado de los Obiang.


(*)Fotografía: Obiang y Moratinos en Malabo (El País)

viernes, 17 de julio de 2009

sacudirse la hipocresía


La visita de Obama a Ghana parece que no ha sido casual. Ghana es un ejemplo de país democrático dentro del continente africano y su economía está en auge. En palabras del propio Obama, "es un modelo de éxito para el continente".

El mensaje de Obama durante su visita a África, la segunda que realiza desde su elección, ha sido muy claro. El futuro del continente no está en poder de Occidente, sino en manos de los mismos africanos. Les ha animado a sacudirse el victimismo, luchar contra la política corrupta de muchos dirigentes y trabajar duro para superar el pasado colonialista que sigue pesando en la mentalidad africana. Un negro descendiente de africanos dirigiéndose a los propios africanos. Posiblemente su discurso haga más calado en la población africana que el de cualquier otro dirigente.


Las declaraciones de Obama creo que han sido bastante acertadas, ya es hora de que los africanos cojan las riendas de su propia política y economía, que pasen de la contemplación a la acción. Pero no confundamos, necesitan el apoyo de los países más ricos. Un continente que ha tocado fondo, hundido por la deuda externa, por la corrupción de sus líderes, por la falta de recursos, por las guerras civiles, por el empobrecimiento (viven con menos de 1 dólar diario), por la explotación de grandes multinacionales europeas, asiáticas y americanas (nuevo colonialismo) necesita la colaboración de todos para reflotar y sobre todo necesita justicia social. Que las grandes empresas europeas y americanas salgan de Congo y Ruanda y dejen de explotar el negocio del coltán y los diamantes con la connivencia de los gobiernos corruptos de estos países; que las empresas americanas y europeas que extraen petróleo y gas de Angola lo hagan de forma controlada; que las importadoras de cacao renuncien a traerlo de Costa de Marfil mientras los niños sean explotados en los campos de cacao; que las empresas asiáticas y europeas que compran tierras a destajo en Etiopía o en Madagascar lo hagan de manera justa y controlada/o no lo hagan, sin perjuicio para la población local.

Si África tiene que sacudirse el victimismo, no es menos cierto que Occidente debe sacudirse la doble moral y la hipocresía.


(*)Fotografía(agencia EFE): Obama en su visita al hospital de Accra (Ghana).

martes, 14 de julio de 2009

el amigo accidental


El amigo accidental es aquel que encuentras de forma casi casual cuando viajas y que hace que la aventura sea mucho más agradable. Al regresar tienes la sensación de que el viaje no hubiera sido igual, tan especial, si no lo hubieras conocido, a pesar de saber que dificilmente volverás a verlo. En Etiopía nos tropezamos así, de repente, sin esperarlo, con muchos amigos de esa especie tan necesaria para sentirse acogido y arropado en un país extraño.

El dueño de la pensión donde nos alojamos en Addís, que no puso impedimento en guardar nuestras pertenencias durante los dias que estuvimos fuera de la ciudad; la pequeña H. que iluminaba el amanecer en Addís con su desparpajo y su dulzura; las familias que nos acogieron en su hogar e hicieron para nosotros su mejor café con la mejor de sus sonrisas, pidiendo a cambio sólo una de las nuestras. El personal de las escuelas de Mediterránea ONG, sus amables cocineras, la responsable del proyecto para Etiopía, V., su simpática secretaria, C. y su risueño traductor, Z. Y por supuesto nuestro conductor en Etiopía T., que acabó siendo para nosotras un gran apoyo, un guia consumado, un caballero y un perfecto compañero de viaje. Discreto, pero de conversación amena e interesante, muy inteligente, conoce y ama su país, se compromete con los suyos desde su posición que sabe privilegiada porque dispone de un trabajo, y domina el arte de transmitir con pasión tanto el encanto como las miserias de Etiopía.


"Yo soy un mero transportista", nos decía. Para nosotras eres mucho más que eso. Eres el amigo accidental que cualquiera quisiera encontrar a su llegada a Etiopía. Con personas como tú y todas aquellas otras que allí conocimos, sentimos que lo importante de un viaje no son los lugares que uno visita, sino las personas y que en un tiempo, creemos que no muy lejano, volveremos a encontrarnos.


(*)Fotografía: nuestro amigo T. comiendo injera.


martes, 7 de julio de 2009

situación desesperada en Etiopía


Llegan noticias de amigos que acaban de regresar de un viaje por Etiopía. Cuentan que la situación es bastante precaria, parece que mucho peor que cuando nosotros viajamos, hace ya unos meses. A pesar de ser temporada de lluvias apenas llueve, los ríos están secos y esto conlleva escasez de agua para la población y las cosechas. Lo sembrado se pierde y no hay alimentos. Han aumentado las muertes por inanición en plena capital, Addís Abeba. Los cortes de luz que suelen ser intermitentes en Addís son ahora una constante a todas horas y en todo el país.


¿Cómo ayudar? Hace unos dias el padre Ángel Olarán pedía ayuda para Wukro. Quien quiera colaborar con él puede hacerlo en la página oficial del misionero. Por mi parte conozco la ONG Mediterránea de la que somos socios y he visitado sus proyectos de escolarización en Etiopía, de los que podeis informaros en su página o de forma más cercana en su blog. Son dos ONG de plena confianza para mí y os animo a colaborar con ellos para paliar en lo posible el hambre y la sed del pueblo etíope.

Desde aquí propongo a todos aquellos que escribais en un blog que hableis sobre esta situación y recomendeis las entidades de vuestra confianza con las que colaborar para poner freno a la situación desesperada que está viviendo Etiopía.

(*)Fotografía: calle de Akaki, Etiopía, donde la ONG Mediterránea tiene una de sus escuelas.

miércoles, 1 de julio de 2009

vivir en una celda


No me refiero a vivir en una cárcel, como el famoso Teddy Afro. Ni siquiera a vivir en esa celda virtual en la que tantos etíopes y a la par tantos africanos se ven atrapados por el hambre, el empobrecimiento, la ausencia de los más mínimos derechos fundamentales, entre ellos la carencia de una vivienda digna...

Me refiero a vivir dentro de una celda, tal cual. Y digo celda porque no sé cómo denominar a una especie de habitáculos, algunos de madera y otros de metal, de menos de 2 metros cuadrados, ubicados por doquier en muchas calles de Addís Abeba, donde una o varias personas duermen y guardan sus escasísimos enseres.


Lo más parecido que he encontrado entre mis fotografías es la imagen de una tumba. Y así tal como se ve, pero sin adornos, ni celosías, ni pintura, son las viviendas infrahumanas de muchos de los sintecho de Addís Abeba. Otros no tienen ni tan siquiera eso y duermen a la intemperie mirando al infinito.