lunes, 18 de mayo de 2009

La pequeña H.


La pequeña H. pasa sus dias en las calles de Addís Abeba con su madre, y su hermano G., pidiendo limosna. La madre carga al bebé en brazos porque así es más fácil despertar la compasión del transeúnte. La pequeña H. camina sóla a su lado, tiene 4, quizás 5 años, ya no es tan niña.


La pequeña H. se convirtió en nuestra sombra en Addís. Disfrutó con una gran sonrisa la ducha caliente, los desayunos en compañía, las cosquillas y los besos de dos farenyis. Sus ojos se abrieron como platos cuando comprobó que el interior de una gran maleta albergaba un montón de tesoros que ella nunca habia tenido a su alcance: ropa y zapatos nuevos. La pequeña H. estaba preciosa con su ropita de estreno, con sus nuevas y relucientes bailarinas de color rosa, el color de las princesas. Aunque le quedaban algo justas ella las escogió porque le gustaban, porque estaba guapa, porque tenía derecho a estar guapa.


En las calles de Addís Abeba hay muchas pequeñas H. esclavas de la puta vida que les ha tocado en suerte. Princesas de manos ásperas y amplia sonrisa; de inocencia infantil y mirada adulta. Cenicientas que no tienen nada, sólo sucios harapos para vestir sus frágiles y delgados cuerpos. No tienen bailarinas de color rosa con las que calzar sus sueños y sus pies desnudos.


(*)Fotografías:
- La pequeña H. y su hermano G.
- Las bailarinas color rosa de la pequeña H.


8 comentarios:

Fátima dijo...

¡¡Ojalá algún dia esas princesas de manos ásperas no existan y sean sustituidas por niñas ilusionadas con oportunidades en la vida!!
Bicos
Fátima

reyes dijo...

Tal y como dice Fatima ojala que la ilusion algun dia rebose sus dias y no tengan mas desilusiones en la vida.
Ah por cierto emma el video de mark of uru es de Nigeria.
besitos
Reyes

Alicia dijo...

Qué belleza de pies de princesa, esta imagén si que vale más que mil palabras.

Laura dijo...

Me puedo imaginar los ojos brillantes e ilusionados sólo con mirarse sus zapatos nuevos de princesa.
Laura.

Ankami dijo...

Emma, una buena historia resuelta con mucho respeto y un originl recurso gráfico.
Recuerdo a una niña, quizás fuese H o no , que a la puerta del Hotel Ghien nos pidió unos zapatos para sus pies descalzos. Cuando quisimos reaccionar ya no estaba por allí. Y aún lo sentimos.

emma dijo...

Como siempre gracias por vuestros comentarios.
Fátima y Reyes, hay muchos niños en las calles de Addís, impresiona.
Alicia y Laura, es una belleza de niña, todas lo son, sí, se puso muy contenta.
Ankami, a nosotras nos pasó lo mismo el primer dia, con un pequeño que dormía en un saco cerca de nuestra guest house.Intentamos localizarlo para darle al menos una manta, pero no fue posible. Te sientes mal.
Quizás en otro viaje la localiceis...
Saludos

Victòria dijo...

Emma si puedes pasate por mi blog.

Alicia dijo...

Pasa por mi blog de China a Etiopía, te he dejado algo :))