sábado, 30 de mayo de 2009

Africa malvende sus tierras


Estos dias la FAO denuncia cómo muchos países de los llamados "desarrollados" compran tierras en África para satisfacer la demanda de alimentos provocada por su propia superpoblación. Es el caso de China y algunos países árabes que compran terrenos en Madagascar (ya lo tratamos hace unos meses en Madagascar en venta) Malí, Etiopía, Ghana o Sudán, a precios irrisorios (entre 5 y 10 euros la hectárea en Malí) o incluso sin retribución económica, a cambio de promesas incumplidas acerca de la creación de empleo e infraestructura.

Un ejemplo que nosotros vimos en persona es la presencia masiva de China en Etiopía. Los chinos construyen carreteras que les permiten llegar con facilidad a los terrenos cultivables a la par que contentan al gobierno etíope con la inversión en una infraestructura "duradera". Tan duradera que el pavimento, falto de cimentación firme, cede ante las primeras lluvias, formando socavones gigantescos que son más peligrosos aún que la ausencia de asfalto.


Con la venta de estas tierras se limita el acceso de los africanos a sus propias tierras cultivables, y esto repercute de forma muy negativa en las pequeñas comunidades que, en ocasiones, tienen en la agricultura su única forma de vida. Es el ya llamado nuevo colonialismo, que quita a los países menos favorecidos no sólo su comida, y su sustento, sino la posibilidad de conseguirlo. En nuestra opinión, la paradoja más cruel e inhumana: cultivar alimentos en un país pobre para alimentar a los ricos.


(*)Fotografia: Japón construye también carreteras en Etiopía; la que tomamos desde Addís Abeba hacia Bahar Dar es un buen ejemplo, y fue una donación de Japón sin intercambio alguno. En este caso la calidad es óptima y se encuentra en muy buen estado.


jueves, 28 de mayo de 2009

¿Por qué hacen fotos los farenyis?


En nuestra visita a la iglesia de Debre Markos vivimos una curiosa anécdota. Un anciano mendigaba a las puertas de la iglesia. Nuestro acompañante, etíope, se dispuso a darle limosna, y el anciano aprovechó para saciar su curiosidad haciéndole una serie de preguntas: por qué viajaba con unas farenyis, de dónde venían las farenyis...Nuestro amigo contestaba a todas sus preguntas con una sonrisa e infinita paciencia. Pero lo que más suscitaba el interés de aquel hombre eran nuestras cámaras de fotos. No entendía, y parecía molestarle, el empeño de los farenyis en hacer fotos de todo lo que les rodeaba.


¿Por qué hacen fotos los farenyis?-preguntó. Nuestro amigo le dio la respuesta más sabia y tranquilizadora que aquel hombre podía esperar: "Los farenyis hacen fotografías de las personas y los lugares porque al llegar a su país y mirar esas fotografías recordarán Etiopía, sus paisajes, sus iglesias y sus gentes y mostrarán a todo el mundo lo hermosa que es nuestra tierra".

El anciano no pudo disimular su asombro: la respuesta pareció convencerle. Se quedó pensativo unos segundos, como si le hubiesen revelado un secreto milenario que tuviera que asimilar. Después sonrió levemente.

(*) Fotografía: fieles hacia la iglesia de Debre Markos.

lunes, 25 de mayo de 2009

Dia de Africa


El Dia de Africa conmemora la fundación de la Organización de Unidad Africana (OUA) en Addis Abeba, Etiopía, en 1963. En este dia se apela a la unidad del continente africano, a la paz entre los pueblos, a los aspectos positivos de su cultura, al carácter alegre de sus gentes para enfrentar sus graves conflictos, y es una llamada de atención para poner sobre la mesa de Occidente los problemas del continente más olvidado.
El continente africano despierta, se abre al mundo y a la esperanza. Nos muestra su diversidad de culturas y etnias, su riqueza de ancestrales conocimientos, su nueva modernidad y su intención de conocer otros continentes sin perder sus costumbres. Africa no sólo es pobreza: es arte, música, baile, colores...tiene mucho por descubrir.

Casa Africa
ha puesto en marcha el programa Africa Vive, para acercarnos la cara positiva y amable del continente, y en muchas ciudades españolas se celebra hoy este dia con la misma intención.

- Otra Africa es posible.

- Africa es más.

- Africa sonríe.

jueves, 21 de mayo de 2009

La ciudad de la miel


En la carretera hacia Bahar Dahar, al norte de Addís Abeba, hay muchas pequeñas poblaciones en las que merece la pena parar, ver sus pequeños mercados y observar a sus gentes, aunque seremos nosotros los observados y los niños nos perseguirán por doquier. Nosotras dejamos atrás Holeta y desayunamos en Muke Turi , buna y dabbo (café y pan); después pasamos por Fiche, Goha Tsion y Dejen antes de llegar a Debre Markos, que fue nuestra primera parada.

Debre Markos, que significa "monte de Markos", es una población medianamente importante, a unos 300 kms de Addís Abeba. En su día fue capital de la provincia de Gojjam, en la región amhara. Hoy en dia está en pleno crecimiento; se están construyendo muchos edificios nuevos en la ciudad, varias escuelas y hasta una universidad.


La ciudad dispone de estación de autobuses, gasolinera, oficina de correos, de asuntos sociales, de policía, etc; está muy bien estructurada y al ser zona de paso desde Addís hacia el norte tiene su sentido que las comunicaciones (correos, autobuses) cobren importancia. En Debre Markos nos alojamos en el Shebel Hotel, relativamente limpio y agradable, y cenamos en su restaurante bajo la luz de las velas, porque había cortes de luz y agua. El personal es simpático y la injera excelente.

Una de sus iglesias está enclavada en lo alto de la ciudad, de nombre también Debre Markos, con pinturas religiosas y sobre el rey Ras Adal, que fue quien mandó construir la iglesia. Tiene planta circular como la mayor parte de iglesias y monasterios ortodoxos etíopes.


Es una población agradable, viven fundamentalmente de la agricultura, del teff, y de la miel. La miel de Debre Markos es de una calidad óptima. Hay muchas tiendas de miel y en ellas exhiben los panales recién recogidos, te dan a probar la miel con una gran cuchara de madera, y puedes comprobar como la sirven directamente del panal. Es deliciosa y de lo más natural y merece la pena traerse una poca de allí. Con la miel hacen también el famoso tej (vino de miel).


La apicultura permite el progreso del sistema de vida y desarrollo de muchos sectores diferentes de la sociedad, incluyendo a vendedores urbanos y rurales, artesanos que fabrican las colmenas, y todos los que fabrican y venden envases en los que se guarda la miel. Además de servirles como alimento, utilizan la miel como producto medicinal, como jarabe, con propiedades curativas.

Hay un interesante informe de la FAO sobre la apicultura y los medios de vida sostenibles.


(*) Fotografías:
- Calles y gentes de Debre Markos, observad cómo caminan descalzos y sonríen ante la presencia de los farenyis.
- Iglesia Debre Markos.
- Tienda de miel en la ciudad.

lunes, 18 de mayo de 2009

La pequeña H.


La pequeña H. pasa sus dias en las calles de Addís Abeba con su madre, y su hermano G., pidiendo limosna. La madre carga al bebé en brazos porque así es más fácil despertar la compasión del transeúnte. La pequeña H. camina sóla a su lado, tiene 4, quizás 5 años, ya no es tan niña.


La pequeña H. se convirtió en nuestra sombra en Addís. Disfrutó con una gran sonrisa la ducha caliente, los desayunos en compañía, las cosquillas y los besos de dos farenyis. Sus ojos se abrieron como platos cuando comprobó que el interior de una gran maleta albergaba un montón de tesoros que ella nunca habia tenido a su alcance: ropa y zapatos nuevos. La pequeña H. estaba preciosa con su ropita de estreno, con sus nuevas y relucientes bailarinas de color rosa, el color de las princesas. Aunque le quedaban algo justas ella las escogió porque le gustaban, porque estaba guapa, porque tenía derecho a estar guapa.


En las calles de Addís Abeba hay muchas pequeñas H. esclavas de la puta vida que les ha tocado en suerte. Princesas de manos ásperas y amplia sonrisa; de inocencia infantil y mirada adulta. Cenicientas que no tienen nada, sólo sucios harapos para vestir sus frágiles y delgados cuerpos. No tienen bailarinas de color rosa con las que calzar sus sueños y sus pies desnudos.


(*)Fotografías:
- La pequeña H. y su hermano G.
- Las bailarinas color rosa de la pequeña H.


sábado, 16 de mayo de 2009

Qué ver en Addís Abeba


Francamente nos resultó imposible conocer toda la ciudad. Addís es una ciudad muy grande, en la que resulta imprescindible ayudarse de minibuses o taxis para desplazarse. En nuestra estancia en Addís nos dedicamos más a pasear por sus calles que a ver museos o iglesias. Eso nos permitió entablar alguna que otra conversación con la gente y os aseguro que se disfruta y se aprende más que en cualquier museo.

-Qué ver en Addís Abeba:

-MERKATO: es el mercado más grande de Etiopía y también de Africa. No espereis un mercado al aire libre porque es un barrio enorme lleno de tiendas y tenderetes. Está abierto de lunes a sábado de 10 de la mañana a 6 de la tarde. Los domingos cierra. En Merkato se concentran todo tipo de comerciantes, vendedores ambulantes , limpiabotas,etc. Ya hablamos en otro post de la variedad de productos que hay para comprar o regalar. En Merkato también está la principal estación de autobuses de la ciudad.

-IGLESIAS: la mayor parte de la población etíope es cristiana ortodoxa, y hay muchas iglesias en la ciudad. Las más importantes son:

- Catedral Siddist Selassie, donde están los restos de los emperadores y la familia real, y los restos de Haile Selassie I. El techo está decorado con pinturas de Ageñehu Enreda. Está en Arat Kilo y se puede visitar de lunes a viernes.

- Catedral Bete Georgis o catedral de San Jorge, que es el patrón de Etiopía. La construyó Menelik I para celebrar la victoria de Adwa (contra los italianos). Alberga un museo con armas de la batalla de Adwa y reliquias religiosas, pergaminos...y pinturas de Afewerke Tekle. La catedral está en Piazza, abierta todos los dias.

-
Catedral Medhane Alem, la segunda más grande de Africa, en la calle que lleva su nombre, próxima al aeropuerto de Bole.

- MUSEOS:

- Museo arqueológico nacional: donde se encuentra Lucy-Denkenesh (una reproducción), y una muestra de los primeros antepasados del hombre y objetos arqueológicos; en la planta superior utensilios de piedra y madera, incluso arte moderno. Está en Amist Kilo y se puede visitar todos los dias.


- Museo zoológico, está muy cerca del Arqueológico, en Amist Kilo, en la Universidad de Addís.

- Museo etnográfico: también en el campus universitario, donde se puede hacer un recorrido por la cultura de las diversas etnias que pueblan el país: sus vestimentas, utensilios, adornos, pinturas...


También hay galerías de arte contemporáneo interesantes, como la Makush, o el Deberkirstos Desta. O teatros como el Hager Fikir, el más antiguo de Etiopía.


-ENTOTO, está formado por las montañas que rodean la ciudad. Si no disponeis de mucho tiempo puede verse lo más importante en medio dia. Merece la pena por las vistas de Addís desde las alturas (más de 3000 m de altura), por el mercado con multitud de puestos con todo tipo de productos tradicionales . En Entoto también hay varias iglesias y museos.


- Iglesia Bete Maryam, dedicada a la Virgen María, se puede visitar todos los dias, permite asistir a las celebraciones religiosas, que a veces hacen al aire libre y ver su museo con objetos que pertenecían a Menelik II.


-Museo Entoto, junto a la iglesia Bete Maryam; y el complejo formado por la primera residencia de Menelik II y su esposa Taytu, se pueden visitar las estancias que hacían de dormitorio principal y el comedor. Cuenta la leyenda que la emperatriz Taytu asomada a la ventana observaba las vistas desde el palacio, se enamoró de una extraña y bella flor e insistió en cambiar el emplazamiento original de la ciudad (Entoto) al lugar donde la flor crecía. Así se fundó Addís Abeba, que en amariña significa "nueva flor".


- Iglesia San Raguel, dedicada al arcángel San Rafael, donde si quereis un guia os mostrará el interior de la iglesia, os explicará sus pinturas e iconos, y con suerte, como nos pasó a nosotras, tendreis la posibilidad de observar los cantos ceremoniales de los monjes. Subiendo por la parte posterior de la iglesia encontrareis un interesante cementerio en pleno monte. Algunas tumbas están rodeadas de una especie de celda, que suponemos distingue a los personajes más ilustres de los más comunes.





Las entradas a los museos son muy baratas, sobre los 18-20 birrs por persona.


- EXCURSIONES A LAS AFUERAS:

Si teneis la posibilidad de hacer una escapada fuera de la ciudad hay muchos lugares de interés cerca de Addís a los que ir y volver en el mismo dia. Todo esto podeis verlo en la guia de Denberu Mekonnen , Rumbo a Etiopía de Editorial Laertes, la única en español y que explica lo básico que podemos ver en Etiopía. Denberu recomienda visitar Addis Alem, con el bosque de Menagesha, a unos 55 kms al oeste de Addís; Debre Zeit, a 40 kms al sur de Addís, que es una zona de lagos; Debre Líbanos, a unos 100 kms al norte de Addís (doy fe de que la carretera al norte está en muy buen estado) con el monasterio muy atractivo que lleva el nombre de la población y con la iglesia nueva, junto al monasterio, con pinturas de Afewerke Tekle.

El precio orientativo que os puede cobrar un taxista desde la capital está sobre los 500 birrs todo el dia para este tipo de excursiones, unos 32 euros (no por persona, sino el total del viaje).


Hay muchos otros sitios que ver en Addís Abeba. Depende del tiempo que haga, si vais o no con niños pequeños, y de vuestro interés personal. Lo que sí recomiendo es pasear, pasear y pasear mucho por la ciudad, hablar con su gente aunque sea mediante señas. Sentarse en una terraza con un makyiato y observar a veces es más importante que ver mil museos.. El alma etíope está en las calles, no en un museo. En las calles trabajan, charlan, se reúnen, caminan, viven. Pasear os dará la perspectiva adecuada para conocer (muy poquito, pero algo) los problemas y necesidades de los etíopes; su carácter abierto, sus gustos, su forma de ser, de acoger al farenyi, su cultura, sus saludos con inclinación de cabeza incluída, su comida, su entorno, su ciudad, su vida, su esencia.


(*) Fotografías:
- Lucy-Denkenesh, Museo Arqueológico.
- Utensilios y arado, Museo Etnográfico.
- Vista parcial de Addís Abeba desde Entoto.
- Iglesia Bete Maryam, Entoto.
- Estancias de Menelik II y Taytu, Entoto.
- Iglesia de San Raguel: pinturas en el interior de la iglesia, monjes ortodoxos entonando cánticos y tumbas en el exterior de San Raguel.


jueves, 7 de mayo de 2009

De compras en Addís Abeba


Qué y dónde comprar en Addís Abeba en un viaje de adopción (o turístico), siempre desde mi experiencia en Addís y con la única intención de aportar lo que conozco de la ciudad.


- Dónde comprar productos infantiles en Addís Abeba:

En las calles principales de la ciudad no tendreis problemas para encontrar tiendas de alimentación con leche, cereales y productos de higiene para los niños. Uno de los centros comerciales más conocidos es Denbel, en Bole Road, con todo tipo de tiendas en su interior: tiendas de productos infantiles (sillitas, ropa, muñecos, biberones...) ; tiendas de alimentación; de cosmética africana para piel y pelo; de artesanía para regalar, etc.


Otro centro comercial es el Friendship, también en Bole, muy próximo a la sucursal de Ethiopian Airlines; tiene también varias plantas con muchas tiendas: de ropa infantil, de sillitas, juguetes, peluquerías, productos africanos para el cuidado de piel y pelo, tiendas de deporte, de artesanía típica, etc. Y lo más importante: un supermercado bastante grande en la planta baja con entrada independiente, donde tienen pañales, toallitas húmedas, papillas, leche y cereales para los niños, y también mucha variedad en productos de higiene infantil . Os recomiendo especialmente haceros con un importante surtido de champús, suavizantes, cremas de peinado y cremas corporales infantiles, que son específicos para pelos y pieles negras, porque están a muy buen precio y merece la pena traerse unos cuantos.

En el Friendship también hay restaurantes y cafeterías; nosotras comimos una pizza deliciosa disfrutando de una vistas muy amplias de Bole Road desde su terraza.

No conozco el supermercado Bambys, en Churchill Avenue. Lo recomiendan para comprar productos infantiles porque tiene un surtido muy amplio que incluye leche sin lactosa, aunque es mejor llevar un par de botes desde aquí porque a veces escasea en la ciudad. Parece que los productos del Bambys son un poco más caros.

También podeis comprar papillas, leche y cereales infantiles en muchas de las farmacias que encontrareis en la ciudad, así como algunos medicamentos. Como curiosidad decir que nos costó encontrar protector solar en Addís, y los que hay no son muy buenos. Os recomiendo llevarlo desde aquí para vosotros y los niños: la ciudad se encuentra a mucha altitud y cuando salen unos rayitos de sol es fácil quemarse.

En resumen, si os alojais en calles céntricas tendreis de todo a mano y si olvidais algo para los niños podeis encontrarlo con relativa facilidad.


- Donde comprar regalos o artesanía típica:

Antes de nada decir que el regateo es práctica casi obligada en los mercados e incluso en las tiendas. Siempre os pedirán más dinero que el valor real del producto y hay que tener mucha paciencia para negociar los precios.

- Merkato: es un gran mercado de tiendas, puestos y vendedores ambulantes, donde podeis encontrar todo tipo de productos, desde especias como canela o cardamomo, café, licores típicos como el areke, vino, artesanía local de cestería, plata, ropa tradicional...cualquiera de estos artículos son ideales para regalar o como recuerdo del país. En Merkato hay también productos frescos, frutas, verduras...hasta animales en venta; limpiabotas o barberos que ofrecen sus servicios, de todo un poco...Se recomienda tener la misma prudencia que en cualquier otro mercado del mundo, en especial los sábados, que es cuando recibe más visitas. Los domingos está cerrado.


- Piazza: Arada, conocida como Piazza, es una zona ideal para comprar artesanía tradicional y moderna en plata, también oro, como las típicas cruces ortodoxas, bisutería de todo tipo y objetos de decoración.

- Churchill Street: junto a la zona del estadio, subiendo hacia Piazza, hay una zona de pequeñas tiendas con objetos étnicos y decorativos, máscaras y artesanía en madera. Es curioso ver cómo también exponen los ataudes forrados de terciopelo en la calle como si fuera una mercancía más.

Antes de llegar al cruce con Piazza, pasando Nigeria Street a la derecha, hay una tienda muy buena que nos recomendó Victoria (de Mediterránea ONG, gracias Victoria). Se llama Haile Selassie Shop, con aparcamiento en la entrada, lo que os permite coger un taxi, dedicar un rato a las compras y que el taxista os espere allí mismo para volver con las bolsas al hotel. La tienda tiene precios fijos y muy asequibles, aunque un poco más caros que en los mercados, por si os cansais de regatear. Tienen plata muy bonita, bisutería, cestería, las típicas cestas para guardar la injera en todos los tamaños, yebenas, mantelería y colchas típicas preciosas, réplicas en pequeño de instrumentos músicales, juegos y algo que seguramente os gustará comprar para vuestros hijos: los trajes tradicionales abeshás, compuestos de camisola blanca bordada y pantalón. Merece la pena comprar incluso varias tallas para cuando crezcan porque tienen un precio irrisorio: 25 -30 birrs la camisola para niño/a ( 1,70- 2 euros). Nosotras compramos las camisas para regalar y tuvieron mucho éxito.

Pasando el Black Lion Hospital, a la derecha, hay un montón de pequeñas tiendas con los mismos productos. Regatead, en general del precio que os digan bajad un 30-40% si quereis hacer buena compra, teniendo en cuenta en algunos casos, sobre todo en el de la venta ambulante, que es lógico que quieran aprovechar la ocasión con los farenji para sacar partido, y a veces lo que nos piden no nos supone mucho...por tanto que cada uno decida.


- Entoto: además de ser un buen lugar para hacer una excursión de medio dia o un dia y disfrutar de las vistas de la ciudad, las colinas de Entoto tienen muchas tiendas donde encontrareis de nuevo productos típicos de artesanía: trajes tradicionales, pañuelos (muy bonitos para regalar) cestería, bisutería, réplicas en pergamino de las pinturas de las iglesias ortodoxas, etc. También las tradicionales sombrillas de terciopelo de colores, para protegerse del sol. Si os quedais sin cambio hay banco en esa zona, justo enfrente del mercado.


- Comprar café : la tienda-cafetería más típica y conocida donde comprar café en Addís es Tomoka, en Churchill Street. Los cafés de Sidamo , Jimma, Yirgacheffe o Harar son de una calidad óptima y se recomiendan para regalar. En muchas cafeterías de la ciudad encontrareis café a la venta sin problema y a un precio muy asequible (entre 20 -60 birrs el precio medio del paquete, depende de su calidad y procedencia).

Son muy bonitos los juegos de café como recuerdo del país, formados por las tacitas de porcelana, la yebena y si quereis completarlo hay unas mesitas de madera preciosas, algunas muy labradas, para poner las tazas y el incienso.

- Comprar Música: hay muchas tiendas donde comprar música en la ciudad, y puede ser un bonito recuerdo para los niños, en especial los más "mayorcitos" que ya conocen la música de su país en amariña: los éxitos de Teddy Afro, o las canciones más populares de moda, como Yambulé, o Chambalala, himno sidamo de conmemoración del año nuevo, de plena actualidad en todo el país . Una buena compra para vosotros es Ethiopiques, un recopilatorio excelente de música etíope de los 60 y 70 (Mulatu Astatké, Alemayehu Eshete, etc) digna de escuchar. Personalmente también me gusta Aster Aweke.

Para los niños hay CD´s de música infantil etíope, todo en amariña, y de bailes tradicionales que les encantará ver y bailar cuando lleguen. En Bole y en Merkato teneis muchas tiendas de música, y en general en todas las calles principales.

- Comprar libros: algo interesante para comprar a vuestros niños pueden ser cuentos o libros infantiles en amariña. También para los adultos que quieran aprender nociones básicas del idioma. Hay una librería grande junto al Museo Arqueológico, en Amist Kilo, con libros de todas las temáticas imaginables: de ciencia, cocina, arqueología, arte, cuentos infantiles, etc. Allí compramos un libro para empezar a aprender amariña, Amharic for foreigners beginners, de Alem Eshetu, muy básico pero también muy barato: 25 birrs. Intentamos localizar un diccionario amariña-inglés en varias librerías, pero el único que incluía la transliteración de la grafía amhárica al alfabeto latino era tamaño enciclopedia y pesaba unos 3 kilos, así que lo dejamos por imposible...No existe material didáctico amhárico-castellano, el que hay está en inglés.

Para los niños "mayores" que quieran conservar el amariña hay muchos libros y material de audio muy interesantes que les pueden ayudar, y además libros y cuentos con ilustraciones para practicar la caligrafía de una forma divertida. En el caso de estos niños quizás merece la pena intentar que no pierdan el idioma.

Si olvidais comprar algo teneis un último recurso: el duty free del aeropuerto de Bole, donde hay todo tipo de tiendas de regalos, artesanía y productos típicos etíopes. Los precios están por encima de la media.

Los etíopes necesitan que se invierta en su comercio y hostelería. Comprar en Addís es muy barato y con ello ayudamos un poquito a la economía local.


(*)Fotografías:
- Edificio del centro comercial Denbel.
- Artesanía tradicional en el Museo Etnográfico (ejemplo de cestería tradicional).
- Mercado tradicional en Entoto, junto a la iglesia Entoto Maryam.

Nota: en marzo de 2009, cuando visitamos Etiopía, el cambio de moneda en Addís era de 1 euro = 14, 60 birrs. Aquí podeis acceder a un conversor de birrs a euros y otras monedas.


*Próximo post (se admiten sugerencias): qué visitar en Addís Abeba.



lunes, 4 de mayo de 2009

Para los adoptantes en Etiopia ( I I )


Cómo desplazarse en Addís Abeba y los lugares más conocidos y típicos dónde comer y tomar un café en la ciudad. Siempre desde mi perspectiva, teniendo en cuenta que conozco poco la ciudad y que sólo es mi opinión personal y la información que yo tengo, por si puede servir a alguien como referencia. Esta es la página oficial de Addís donde podeis ampliar la información.


-Transporte:

Para moverse en Addís hay varias posibilidades: autobuses "urbanos", que no recomiendo especialmente porque Addís es una ciudad enorme y en autobús podemos eternizarnos; además son bastante incómodos; minibuses ( las furgonetas-taxi de color azul y blanco) que tienen sus paradas fijas y permiten recorrer la ciudad por muy pocos birrs (1 ó 2 birrs el trayecto) de forma muy ágil; al ser un medio de transporte compartido, son una muy buena opción si salís del hotel sin niños.


Con los niños la mejor opción sin duda es el taxi. Los taxis azules y blancos conocidos como "de contrato". Recomiendo pactar el precio antes de subir, empezando por la mitad del precio que os ofrece el taxista hasta llegar a un acuerdo, que suele situarse a mitad de ambas ofertas... Un trayecto medio en la ciudad (unos 15-20 minutos) oscila entre los 25 y los 40 birrs ( 1,68 - 2,70 €) . Si pactais precio por dia completo, para que el taxista os acompañe, puede rondar los 300 -350 birrs (unos 20-24 € , no por persona, sino el total). Algunos taxistas son estupendos guias, conocen muy bien su ciudad y pueden llevaros a sitios muy interesantes a los que de otra manera resultaría difícil acceder. Si no sabemos explicarnos en amariña o en inglés, hay un buen consejo que Denberu Mekonnen da en su guia, que consiste en indicarle al taxista en un mapa algún edificio emblemático próximo a la calle a la que queremos dirigirnos (museo, iglesia) para que lo tome como referencia.

No espereis medidas de seguridad pasiva para los niños en los taxis, aunque en muchas ciudades de aquí también carecen de ellas. En general conducen de forma un poco caótica, pero se entienden dentro de su desorden y no suelen darse situaciones importantes de peligro en la ciudad. Aunque sí a las afueras, donde el estado de las carreteras, en especial hacia el Sur deja bastante que desear y el continuo cruce de personas y animales por las carreteras hace la conducción todavía más difícil.

También teneis la opción de recorrer algunos tramos de la ciudad paseando, que os permitirá tomar contacto directo con la población etíope, con los niños y con los pequeños puestos de venta callejeros. Si teneis bebés pequeños quizás sea más cómoda una mochila, un pañuelo portabebés o minsá para llevar al niño, porque algunas calles de Addís están mal asfaltadas, y otras sin asfaltar, y eso dificulta llevar a los niños en sillas de paseo. Depende mucho la zona en que esteis instalados, si es en Bole Road, Churchill Street, Piazza y resto de calles principales en principio no deberíais de tener problemas para moveros con las sillas, lo que facilita dar de comer a los niños en un restaurante, por ejemplo.


-Restaurantes:

La oferta culinaria también es amplia y variada. En casi todos los restaurantes disponen de comida tradicional y también de platos occidentales. Merece la pena probar la injera, que es el plato tradicional etíope. Es como una gran crepe hecha de harina de teff a la que se le añaden distintas salsas y guisos. Ya he comentado que nuestra preferida era con vegetales y salsa poco picante , con misr wat, un guiso de lentejas muy bueno, o shiro wat, con puré de garbanzos muy espeso. Hay muchos restaurantes tradicionales donde podeis probarla. Si la quereis con pollo teneis que pedir doro wat; o con carne de cordero..A veces acompañan la injera de un pan duro y amargo, que si no me equivoco se llama koftjo.


Si teneis ocasión, pedidle a un taxista de vuestra confianza que os lleve a un buen local de comida tradicional etíope, aunque en general la preparan rica en todas partes, no es lo mismo comer una buena injera en uno de estos locales que en otros no especializados. Nosotras fuimos al Tiru, en Jomo Kenyata Avenue, con una decoración preciosa; y al Sangri-la, en Mickey Leyland Road, próximo al Atlas Hotel, también con una decoración muy bonita, aunque aquí la injera no me gustó especialmente. Recomiendan otro en Africa Avenue (Bole), el Fasika, donde también se pueden ver bailes tradicionales. El precio medio de una injera en Addís para dos personas ronda los 60 birrs (unos 4 euros).

Una experiencia recomendable: comer injera en casa de una familia etíope, y llevarles algún detalle en agradecimiento a su invitación.

Para quien prefiera la comida europea, y en especial para los niños a los que la comida tradicional pueda resultarles fuerte y picante (aunque los niños etíopes están acostumbrados a ella y les encanta) decir que la mejor pizza que he probado en mi vida no fue en Italia, sino en Addís. Tanto las pizzas como la pasta y las ensaladas son muy buenas. Los restaurantes más conocidos son el Blue Tops en Amist Kilo, enfrente del Museo Nacional, que sirve comida europea, en especial una pasta y helados muy buenos ( precios de 20-50 birrs/persona); el Rico´s en Bole Road, que sirve comida etíope e italiana y un pescado muy bueno; el Top View, de comida italiana, en la carretera hacia Arat Kilo que va hacia Megenagna, en las afueras ( de 50-100 birrs/persona); no lo conozco, pero dicen que tiene unas bonitas vistas. Si estais en Bole podeis comer o tomar un café en el Bole Mini, al final de la calle.

Podeis encontrar también locales de comida armenia, como el Aladdin, en Bole; libanesa , china, francesa, mexicana...

En el restaurante del hotel Ghion hay comida tradicional y europea; permiten el acceso a sus jardines aunque no esteis alojados en el hotel, es buen lugar para pasar una tarde con los niños y que corran a sus anchas.

Aquí teneis una guia de restaurantes en Addís bastante completa en la que podeis encontrar los locales más populares y sus direcciones.


Con respecto a las bebidas es muy habitual beber cerveza, bira. La más popular es la St Georges, y hay que pedirla betam cascasa bira para que nos la sirvan fria; la Meta, Harar, o la Dashen, que se produce en Gondar. Encontrareis todo tipo de vinos, que suelen ser dulces, entre los que destaca el vino tinto Gouder o el Axumite, que se produce al norte, en Axum; es un buen regalo para los amantes del vino -compramos varias botellas- y es económico, unos 50 birrs por botella (3,40 euros); y el tradicional tej, un vino dulce con miel. También hay licores artesanos muy buenos, como el areke, que es típico de Etiopía y puede comprarse también en bonitos envases para regalar.

Hay variedad de refrescos (leslassa): Pepsi, Coca-Cola (ya disponible a pesar del cierre temporal de las fábricas) y Mirinda. La Mirinda en Addís, en buena compañía, tiene ese inolvidable sabor de la infancia. Si quereis comprar alguna botella de recuerdo (llevan los caracteres en amariña) lo tendreis difícil en un supermercado, porque os pedirán un casco vacío a cambio o bien os lo cobrarán. Pero en tiendas más pequeñas no suelen poner inconveniente.

Tienen agua embotellada (wuha) de muchas marcas: Highlands y Abyssinia pudimos encontrarlas sin problema en todos los lugares que visitamos, en Addís y en todo nuestro camino hacia el norte, hasta en la aldea más pequeña. Para pedir agua embotellada se puede pedir como wuha o ambo wuha.


-Cafeterías:

No hace falta recordar que Etiopía se produce uno de los mejores cafés del mundo, no en vano es la cuna del café . Para los etíopes es muy importante el consumo del café (lo toman a todas horas) y todo lo que conlleva. Es muy bonita la ceremonia del café, y hay muchos locales en Addís donde la celebran, aunque si teneis ocasión os recomiendo tomarlo en casa de una familia etíope. La experiencia es entrañable e impagable, tanto por el café como por la compañía, la hospitalidad y el esfuerzo que hacen al acogernos e invitarnos en sus casas, ofreciéndonos siempre lo mejor que tienen.

Además del bunna (o buna), café sólo bastante fuerte y cargado, triunfa el makyato, que es similar a un café con leche muy espumoso, una especie de capuccino. Creo que la frase "hulet makyato" es la que más repetimos en Addís...El café esta riquísimo y es muy barato. En los desayunos suele acompañarse como aquí, de bollería. La repostería es también excelente. Nosotros estuvimos en Bole mini café, en Africa Avenue (Bole), donde también se sirven comidas y un té azucarado (shai) muy bueno. También en La Parisienne, en Bole, conocida por sus croisants y panecillos. Pero la cafetería por excelencia es Tomoka café en Churchill donde también venden café para llevar.

Visitamos también una cafetería muy bonita, junto al Museo Arqueológico donde está Lucy-Denkenesh (o su doble, mejor dicho), en Amist Kilo. Podeis verla si vais al museo, su jardín es muy curioso. También tiene restaurante.


En general cualquier cafetería es buen lugar para saborear el excepcional café etíope porque estamos en la tierra del café, y sin duda es su especialidad. No dejeis de probarlo.

Mención aparte merecen los zumos: de mango, papaya, banana, aguacate...y todo tipo de frutas solas o mezcladas en un mix de sabores de lo más sorprendente. Recuerdo especialmente los que tomamos en una terracita en Meskel Square, de la que ya no recuerdo el nombre, pero es fácil de localizar porque está justo enfrente de la plaza. Son zumos muy grandes y muy baratos. Pagamos por dos enormes zumos unos 18 birrs (bastante menos de 2 euros).

Es costumbre dejar propina en cafeterías y restaurantes, en algunos ya va incluída en el precio.


(*) Fotografías:

- Taxis de contrato en Bole Road.
- Plato tradicional etíope: injera.
- Restaurante tradicional etíope.
- Cafetería-restaurante junto al Museo Arqueológico, en Amist Kilo.

Nota: en marzo de 2009, cuando visitamos Etiopía, el cambio de moneda en Addís era de 1 euro = 14, 60 birrs. Aquí podeis acceder a un conversor de birrs a euros y otras monedas.


*Próximo post (se admiten sugerencias): dónde comprar productos y alimentos infantiles en Addis, dónde comprar regalos y productos típicos del país.