sábado, 10 de enero de 2009

Guerras que incapacitan


Todas las guerras dejan consecuencias difíciles de superar. Pero cuando esa secuela es la mutilación de un miembro, supone un recordatorio continuo del horror. Casi todos los países africanos han padecido y padecen conflictos armados que dejan a su población marcada física y psicológicamente de por vida. Muchas víctimas de estas guerras sufren mutilaciones de alguno de sus miembros, piernas, brazos, o incluso ambos, que los incapacitan para llevar una vida normal, para el trabajo o el cuidado de sus hijos.


En Sudán, la guerra civil finalizó en 2005 tras más de 20 años de enfrentamientos entre el gobierno del país y el ejército de Liberación del Pueblo de Sudán . Como consecuencia de esta guerra más de 35 mil personas tienen alguna discapacidad. Esto ha motivado que Cruz Roja abra un centro para discapacitados en el que, además de rehabilitación, se les facilite el acceso a prótesis, sillas de ruedas, muletas o fisioterapia. Con esto se les ayuda a paliar también las consecuencias psicológicas de la mutilación, y supone para estas personas el reencuentro con la autoestima perdida al recuperar la capacidad de hacer cosas por sí mismas.

En Etiopía , con el apoyo de UNICEF, el Centro para la Discapacidad y el Desarrollo etíope (ECDD) ha organizado un servicio y una base de datos con información sobre la situación de las personas con discapacidad, para que puedan recibir ayuda estatal.

Angola es otro de los países afectados. La guerra civil que comenzó en 1975 se prolongó durante 27 años y dejó más de 100 mil mutilados, 30 mil de ellos niños, que además quedaron en una situación de desamparo total por orfandad o separación de su familia a causa de la guerra.

¿Y la mutilación de miembros como medio de humillar a las víctimas en los conflictos de RD Congo o Sierra Leona?

Por supuesto, no sólo en África . No nos olvidamos de los niños mutilados por las bombas de racimo o en los campos de minas de Camboya o Vietnam.


(*)En las imágenes, dos víctimas con una pierna amputada por la guerra de Sudán, y una mujer de RD Congo violada y después mutilada por los hutus (fotografía de Hernán Zin).



No hay comentarios: