viernes, 26 de diciembre de 2008

Sin Navidad y sin Reyes Magos




Siempre me ha costado creer en los Reyes Magos. Más que nada porque la imagen idílica de tres hombres en camello repartiendo regalos a todos los niños del mundo no encajaba en absoluto con la realidad que los informativos nos transmitían dia tras dia . Recuerdo muy bien las hambrunas de Etiopía en 1984-85, las imágenes de televisión y todo el movimiento social que se generó. Y a pesar de haber superado en aquel entonces la barrera de la inocencia y de haber constatado que los Reyes Magos de Oriente eran mis amadísimos padres...ver a miles de niños muriendo de hambre me hacía del todo imposible creer en aquellos que iban en camello repartiendo regalos, cuando muy bien pudieran repartir la comida que aquellos niños famélicos , con su pequeño rostro cubierto de moscas, necesitaban para sobrevivir, un dia más.

A diario, la escena se repite. No sólo en Etiopía, sino en muchos países africanos y del resto del mundo, que sufren de hambre crónica, que se convierte en hambruna y llama la atención mundial sólo cuando están al límite. Desean incluso llegar a ese límite, a esa situación de alarma para que el mundo rico "se acuerde de ellos y les eche sus migajas", tal como dice el Padre Angel Olarán en el libro de Mayte Pérez Báez, "Ángeles de Wukro". ¿Sabrán esos niños qué es la Navidad?

Así que no. No creo en los Reyes Magos. No cuando en mi mesa familiar disfrutamos de una opulenta comida mientras muere un niño cada segundo . De hambre. No, no creo en demasiadas cosas. Bueno si. Creo en aquellos que hacen algo allí, con los más pobres, con su presencia reconfortante, con su entrega , su trabajo y su afecto, para intentar paliar el sufrimiento ajeno y ofrecer una vida, o una muerte, digna a los más desfavorecidos. No reparten paquetes con videojuegos o muñecas, sino abrazos, cariño y esfuerzo diario. Esos son, para mí, los verdaderos Magos.

4 comentarios:

pau dijo...

Siempre me he rebelado contra los que odian las navidades,contra los que decían que eran unas fiestas hipócritas,materialistas, consumistas.....y mira tú,ahora pienso lo mismo,no las odio y menos con una niña en casa,pero...uf
Cómo cambia uno después de ver la realidad...
Aún así,lo reconozco,y aún que mi hija tiene los regalos justos,no le saco uno para mandar el dinero a cualquier sitio donde haga falta...
El consumismo,al final,es una rueda,y,unos caemos menos o más,y todo es una mierda,está muy mal repartido este mundo nuestro
pau y mese

emma dijo...

Paula, haciendo un chiste malo, estas fiestas son para algunos puro consumismo, mientras otros siguen "con-su-mismo jersey","con-su-mismo pantalón"...
Un abrazo

Miquel Àngel dijo...

Hola, soy el webmaster de la web oficial de Angel Olaran, te dejo este comentario en primer lugar para felicitarte por tu blog, que demuestra tu compromiso y en segundo lugar para comentarte que la página web oficial de Angel Olaran es www.angelolaran.com, no www.angelolaran.org, la segunda es de una asociación que colabora con él pero no le representa, cuando fuimos a hacer esta página no pudimos comprar el ORG. muchas gracias

emma dijo...

Hola Miguel Ángel, gracias a tí por tu visita. Espero conocer al padre Ángel algún dia. Admiro mucho su trabajo y por supuesto ya he corregido el error de la página en todas las entradas. Gracias por avisar.
Un abrazo