sábado, 8 de noviembre de 2008

Soldaditos de plomo

Save the Children denuncia estos dias el reclutamiento de niños soldado que se está llevando a cabo en Kivu Norte, en el conflicto de RD Congo . Los soldados atacan las escuelas y se llevan a los niños para convertirlos en soldados y a las niñas como esclavas sexuales.

Drogan a los niños con una mezcla brutal de cocaína y pólvora, estos se vuelven extremadamente violentos,con los ojos inyectados en sangre, y acaban matando por rutina. También son utilizados como señuelos o detectores de minas humanos.


Ishmael Beah logró dejar atrás su vida de niño-soldado en Sierra Leona y ha escrito un libro para contar su historia y dar a conocer el problema de los pequeños soldados en el mundo. "Ser un soldado no es difícil- dice- o te acostumbras o te matan. Lo más duro es volver a ser tú mismo después de hacer lo que has hecho".


Antes del conflicto ya había unos 3000 niños a merced de los ejércitos rebeldes en Congo, pero ahora el número está aumentando cada vez más. Los niños tienen miedo a salir de casa e ir a la escuela. A pesar de que el Acuerdo de Paz de Goma del pasado mes de enero estableció la prohibición de usar niños como soldados, algo más que obvio y respaldado por los Derechos del Niño, en la práctica ese acuerdo no se respeta.

Hay varias organizaciones, además de Save the children, que están luchando por abolir esta forma de esclavitud de la infancia que deja secuelas irreparables. Entre ellas Amnistía Internacional . Han formado una coalición para acabar con la utilización de los niños y niñas soldado en el mundo.

Creo que esto debería enlazarse con el comercio de armas, y controlarse al cien por cien (ya que no puede eliminarse, por desgracia hay muchos intereses económicos por medio) si el país destinatario viola los derechos humanos o está sumergido en la pobreza, para que al menos se pueda evitar que las armas lleguen masivamente y sin control a manos de niños.

Un niño empuñando un arma es una de las escenas más crueles que nos deja esta sociedad degenerada. Son niños a los que les resulta muy difícil rehacer su vida y superar el trauma de tanta violencia. Eso los que sobreviven. La mayoría mueren en enfrentamientos armados, o matándose entre ellos mismos, en una espiral de violencia provocada por los adultos que debieran protegerles.

No hay comentarios: