miércoles, 29 de octubre de 2008

Lapidando los derechos de las mujeres


Nadie dijo que ser mujer fuera fácil. Pero además nacer en Africa, aunque suene a tópico, todavía sigue siendo de lo peor que le puede suceder a una mujer.
Mientras ayer en Somalia una mujer,Aisha Ibrahim Dhuhulow, acusada de adulterio, fue enterrada viva hasta la cintura y luego lapidada hasta la muerte por islamistas somalíes, en medio de una plaza pública, y rodeada de multitud de curiosos,.. en Níger se ha dictado una resolución judicial (creo que sin precedentes) contra el propio estado por haber permitido la esclavitud de una mujer durante 12 años.

Hadijatou Mani fue vendida por su propio padre a la edad de 12 años a un hombre mayor que la vejó y trató como esclava, algo que por desgracia se repite en muchos países de Africa hoy dia. El Gobierno de su país deberá indemnizarla con 15.000 € por 12 años de servidumbre, violencia sexual y trabajos forzados. La indemnización parece irrisoria frente al calvario que vivió la joven, pero supone un paso importante en el reconocimiento de los derechos de las mujeres en el llamado Tercer Mundo.

Para Hadijatou,la sentencia judicial seguramente ha supuesto recuperar la dignidad perdida ,pero a Aisha nadie puede devolverle la vida que le han arrebatado en nombre de unos preceptos religiosos absurdos,degradantes,machistas , con sólo 23 años.

Curiosamente la misma edad en que Hadijatou ha empezado su nueva andadura vital en libertad.
De empezar una nueva vida sabe también Ayaan Hirsi Alí, que se convirtió en una mujer libre hace sólo 13 años, cuando dejó a su familia en Somalia al escapar de un matrimonio concertado. Fue diputada al Parlamento holandés y está amenazada de muerte por su lucha por los derechos de las mujeres musulmanas y por la libertad a través de The Foundation for Freedom of Expression.

*Fotografía de Pep Bonet. Mujer somalí.

No hay comentarios: