lunes, 27 de octubre de 2008

El top manta de la vida

Una tarde de otoño, un tranquilo paseo por cualquier calle más o menos céntrica de cualquier ciudad , A Coruña puede ser una de ellas. Una decena de subsaharianos, senegaleses los más, unas cuantas mantas, unos cuantos cedés esparcidos sobre ellas en el suelo.

Algo en sus miradas, en su actitud respetuosa, en su difícil situación, hace que los transeuntes sientan cierta empatía, cierta comprensión hacia esos sinpapeles que, no olvidemos, según la Ley son delincuentes, para el Estado casi prófugos de la justicia, para las fuerzas del orden presas a deportar. Hasta qué punto delinquen, hasta qué punto son utilizados por las grandes mafias de la piratería. El hambre no entiende de copyrights ni de derechos de autor.

Unos agentes de policía se acercan de incógnito y les sorprenden. No da tiempo a tirar de la manta. Los paseantes de la concurrida calle se arremolinan en torno a la escena. Los inmigrantes intentan explicarse, pero no hay papeles que mostrar. Los agentes intentan cumplir con su trabajo,pero la gente les increpa "déjenlos ir, no hacen daño ","sólo intentan sobrevivir, al menos no roban a nadie".

Desconcertados,quizás conmovidos, los policías se retiran, les dejan marchar. Esta vez ha habido suerte. Los sinpapeles recogen en un segundo su mercancía,bulto al hombro, mirando atrás mientras caminan. Mañana será otro dia en el top manta de la vida.

No hay comentarios: