jueves, 30 de octubre de 2008

Vivir,dormir,morir en las calles de Addis Abeba


Ayer hablaba con una madre adoptante que fue a recoger recientemente a su hija a Etiopía. Además de los entramados de su proceso, me contaba que la ciudad,Addis Abeba, la dejó muy impresionada.

Acostumbrada a viajar por otros países africanos, decía que la miseria extrema que vió en Addis no la había visto en ninguno de sus viajes. Miles de personas viviendo,durmiendo y muriendo en la calle...una vez a la semana un camión recorre la ciudad para recoger a los muertos.

Frío. Mucho frío, mujeres mendigando con sus hijos, los bebés completamente desnudos colgados al pecho de sus madres. Y mucha ceguera, muchos ciegos pidiendo limosna.

Niños.Muchos niños por todas partes, harapientos, flacos. Niños descubriendo un sucio charco en plena calle para lavarse en él, niños de 5 y 6 años trabajando a la intemperie, pequeños limpiabotas convertidos en adultos antes de tiempo por la urgente necesidad del hambre, niños que nunca tendrán infancia,ni acceso a la escuela. Y aún así los etíopes siempre amables, siempre con una sonrisa,hasta el más humilde de los mendigos pedía unos birrs con un aura de dignidad impresionante.

Quizás en las pequeñas aldeas haya más posibilidades de sobrevivir,las zonas fértiles siempre dan opción de cultivar,de tener un pequeño huerto para subsistir, de mantener una cabeza de ganado que proporcione algo de leche.

Pero la ciudad es dura,hay menos opciones . La miseria,la necesidad, el hambre,golpean con crueldad. Es curioso comprobar cómo las palabras cambian de significado según cómo y dónde se pronuncien. En muchos países de Occidente, pasar hambre implica estar a dieta , en Etiopía tener más o menos hambre puede significar la diferencia entre sobrevivir o morir.

Es la cara terrible, durísima, de Etiopía, de la que hoy me gustaría hablar en otros términos, pero la conversación de ayer me obligaba a hacer esta reflexión.


(*)Niños en las calles de Addis Ababa.


4 comentarios:

Ana Calso Fernández dijo...

Estoy absolutamente emocionada con el descubrimiento de este blog. Hipnotizada con la música que le acompaña.
Espero viajar a Addis el año que viene a buscar a mi hijo/a y descubrir la amabilidad de sus gentes, la alegría en sí misma (sin estar provocada por nada), la dignidad del ser humano, que es capaz de alzar la cabeza y seguir adelante pese a todo, y la vida golpeándome en la cara.
Mi más sincera enhorabuena por este trabajo sobre África que desde hoy seguiré cada día.
Un abrazo,
Ana Calso.

emma dijo...

Gracias por tus bonitas palabras Ana.
El tema de entrada al blog es de Aster Aweke, Shashemene,que es una ciudad de Oromia en el centro de Etiopia. Es muy emotivo.
Te deseo mucha suerte en tu proceso adoptivo y que pronto puedas viajar a Etiopia.
un saludo

Anónimo dijo...

Emma, donde esta la musica? Conozco Sashemene, es la ciudad de los rastas.
Victoria

emma dijo...

Hola Victoria,
en la parte inferior del blog hay un archivo de musica que puedes desplegar, pero si tienes los altavoces encendidos y con volumen deberias escuchar Shashemene al entrar en el blog
un abrazo